Sí. Usamos un par de cookies, y una ni siquiera es nuestra. Deberá aceptarlas para evitar este mensaje que mostramos por imperativo legal

“Cómo borrar páginas y directorios de un sitio web”, noticia en Interdixit

Diseño + Desarrollo. Multimedia. Web. Comunicación. Grafismo. Arte

Noticia: “Cómo borrar páginas y directorios de un sitio web” de la sección Tendencias

Cómo borrar páginas y directorios de un sitio web

La supresión de contenido en un sitio web suele comportar un problema de URL vacías que proporcionan un error de estado 404. La eliminación afecta al posicionamiento de la página web y también a otros sitios que pudieran apuntar hacia la página borrada. El proceso era complejo y farragoso, especialmente si el volumen a suprimir era muy elevado.

Para cada URL eliminada, el webmaster debía borrar realmente el contenido —la página física o el contenido por completo en la base de datos— e inmediatamente después comunicar a Google la desaparición de la dirección. En caso contrario, el buscador seguiría enviando visitantes a páginas inexistentes y rastreando su actualización para toparse con el error 404. Obviar el aviso al buscador implicaba penalizaciones.

Desde 2012, sin embargo, con la actualización Penguin del buscador, el error 404 propio ya no supone ningún tipo de penalización. Sólo implica una sanción para el sitio que enlaza con una página con este estado sin advertir en los atributos de que se trata de un sitio externo (rel="external"). Ahora, el estado 404 tiene una doble vara de medir.

El procedimiento de eliminación de contenido o traslado a una nueva URL se ha simplificado para facilitar a los administradores de los sitios enormes la desvinculación desde sitios potencialmente dañinos. Como solicitar desde las Herramientas del Webmaster del buscador que no se tengan en cuenta determinados enlaces externos hacia el sitio podía ser un trabajo hercúleo, con un registro por cada enlace y destino, Google facilita que los administradores puedan eliminar físicamente la página, sin tener que comunicarla, produciendo únicamente la penalización para el sitio que enlaza.

Aún así, se trata de un caso de necesidad de eliminación muy esporádico. Lo más frecuente es borrar contenidos simplemente obsoletos o de difícil sostenibilidad, especialmente en épocas de transformación del negocio. Las posibilidades de borrado son:

  • Eliminación de la página desde el CMS, manteniendo en la URL un modelo de página propio con la advertencia de que la información ya no se encuentra. Evita los errores de estado 404 y no penaliza ni al sitio propio ni a los ajenos que conectan con la URL. Conviene que tenga una fecha de creación automática y la instrucción noindex, follow para los robots del buscador, que eliminarán en un tiempo breve la página de sus índices.
  • Eliminación de la página física o del directorio, generando una página de estado 404 directamente desde el servidor. Sólo penaliza a quien apunte a la URL eliminada. Conviene que tenga una redirección automática al destino que estratégicamente resulte más interesante. Google recomienda incluir un buscador interno como alternativa a la redirección.
  • Eliminación de la URL en los sistemas y advertencia a los buscadores mediante las herramientas para webmaster. Es el método más seguro. En poco tiempo la URL habrá desaparecido de los índices y no será posible encontrarla. Los usuarios que apunten a la página borrada encontrarán un error 404.

Probablemente en el último caso la localización del estatus 404 no llegue a penalizar al sitio que enlaza, aunque todavía se debate esta afirmación entre los especialistas. Algunos consideran que la penalización sólo se produciría si, además, se usa la herramienta de desvinculación que ofrece el buscador.